Monthly Archives: August 2012

What I’ve Been Reading: Friday, 31 August 2012

Dan Hind contributed So who’s winning the war on drugs? to al-Jazeera English. He raises some interesting points about the illicit financial flows generated by the trade, and the fact that the actual people on the ground, the little fish, in both producer and consumer countries, make very little money. A very few people are getting very, very rich (while a lot of people are dying). The article ends up a little breathless for my tastes, however:

The War on Drugs, then, is about more than the dramatic crimes and stratagems of gangsters. It has its origins in the political sphere and can only be understood in political terms … it is an instrument of the reaction, a kind of intoxication that serves the “noble task” of keeping money and the power in the same hands. The War on Drugs in its current form serves the established order.

While this kind of radical argument – shades of instrumental neo-Marxism – certainly has something to offer, I think it needs to be presented with a little more sophistication. Hard to do in an 800 word opinion piece, of course. It came off a little Conspiracy Theory for me, and I don’t think it’s going to convince the people it needs to (i.e. the US taxpayers).

 

The New York Times, on the other hand, published a brilliant piece of long-form reporting, The Throwaways, by Sarah Stillman. It talks about the local victims of the War on Drugs, young people facing harsh penalties for minor drug offenses, offered a way out: turning confidential informant.

Hoffman chose to coöperate. She had never fired a gun or handled a significant stash of hard drugs. Now she was on her way to conduct a major undercover deal for the Tallahassee Police Department, meeting two convicted felons alone in her car to buy two and a half ounces of cocaine, fifteen hundred Ecstasy pills, and a semi-automatic handgun.

There are many tragic stories surrounding the War on Drugs, and the United States gets off easy. Nevertheless, this is a fascinating story, and an unexpected one.

 

This one’s short and sweet but beautifully captures the sheer surreality of Argentine political economy. Argentina: When a raise is not a raise, from the Financial Times’ Beyond BRICS blog:

As the cameras rolled, one Fernández de Kirchner ally, construction union (UOCRA) head Gerardo Martínez, made the mistake of converting the new wage into dollars using a parallel rate instead of the official one, to the President’s obvious irritation.

Under the President’s glare and remonstration, he nervously backtracked.

“I got confused,” he said later in a radio interview.

Oops.

Note: the “official rate” is around 4.3 pesos to the dollar, whilst the black market rate is upwards of 6.

 

Penny Red’s It’s trigger warning week is a brutally and beautifully honest, devastatingly sharp response to recent ludicrousness surrounding definitions of rape. I’m not pulling out any quotes because it’s all amazing and you must click through. I’m furious that we still need to have this conversation, but thankful she was brave enough to make such a wonderful contribution to it.

 

The Economist throughly dissects the Assange/Ecuador affair in An Ecuadorian history of the world. The one thing missing from their analysis is the false distinction being made between freedom of speech and the rights of women: Laurie Penny from the Independent takes care of that in If you really believe in WikiLeaks, you must want Assange to face up to justice.

Australia como modelo de responsabilidad fiscal

(Análisis Latino) Introducida en 1998, el Acta de Honestidad Presupuestaria de Australia, dispone, entre otras cosas, la publicación cada tres años de un Informe Intergeneracional que tiene el propósito de hacer públicos los argumentos del gobierno sobre la sustentabilidad de sus políticas fiscales durante un período de nada menos que cuarenta años.

El primer informe intergeneracional salió a la luz en 2002 y llamó la atención sobre el futuro déficit de las jubilaciones en un país en proceso de envejecimiento. Para enfrentar este problema, en 2006 el gobierno anunció la formación del Fondo de Futuros, fondo de inversiones independiente del gobierno, del cual no se pueden retirar recursos para ningún propósito hasta que el déficit de las jubilaciones se cubra, llegue el año 2020 o lo que suceda primero.

La ley obliga al gobierno a presentar su plan para los siguientes cuarenta años y justificarlo con datos basados en una explicación de la metodología utilizada. El Acta y su informe asociado han sido fuertemente criticados por imprecisos, inefectivos y por ser más herramientas propagandísticas que de verdadera responsabilidad fiscal.

No cabe duda de que en todas estas críticas hay una mayor o menor dosis de verdad, pero más allá de sus fallas el acta es a la vez resultado del (y contribuye al) largo proceso de reforma presupuestaria que viene realizándose en Australia durante los últimos años.

Esta reforma, por su parte, refleja el consenso bipartidario de que la transparencia y el diálogo social en torno del gasto público es la única forma de garantizar el continuo éxito del país. Y parece que los australianos no se equivocan.

Además de salir en primer lugar en el Índice de Responsabilidad Fiscal publicado por la Universidad de Stanford en 2011, Australia ha disfrutado de un crecimiento económico que -si bien no llega a tener las tasas chinas del commodities boom latinoamericano- sí ha sido estable y respetable durante mucho tiempo.

La tasa de inflación en Australia es prácticamente nula – 1.6% – y el desempleo es de 5.1%, ligeramente más alto que el llamado “pleno empleo” (5%). Además, las tres mayores agencias de calificación de crédito tienen a Australia en el rating AAA.

Hay muchos argumentos que buscan explicar la razón del estable y sostenido crecimiento económico de un país igualmente aislado como los países del Cono Sur de los grandes centros capitalistas, casi igualmente “maldecido” con riqueza natural e igualmente fruto de una colonización.

Todas estas cuestiones tienen algo que aportar, de modo que la transparencia y el diálogo en torno del proceso presupuestario no son el factor determinante del desarrollo australiano.

Sin embargo, cuesta pensar que sin una visión de largo plazo, sumado a un diálogo amplio y realista sobre hacia dónde va el país, no tengan algo que ver. Precisamente lo que falta en la Argentina y otros países de América Latina.

Publicado en Análisis Latino el 27 de julio de 2012.

Gobierno electrónico en América Latina: ¿Una falta de innovación gubernamental?

(Análisis Latino) Sería curioso que una empresa no se aprovechara de los extraordinarios avances tecnológicos de los últimos años. Una curiosidad no muy perdurable, claro, porque es dudoso que tal empresa sobreviva mucho tiempo en la dura competencia del mercado. Para los empresarios de hoy la pregunta es no si deben innovar, sino cómo. En cambio, de las posibilidades de innovación de los gobiernos, que se supone que ofrecen algunos de los bienes y servicios más fundamentales al bienestar de la ciudadanía, casi no se habla.

El informe de la ONU, “E-gobierno para el Pueblo” ofrece un nuevo indicador que mide “la capacidad y la voluntad de administraciones nacionales de usar la tecnología informática y comunicativa para prestar servicios públicos”. En un ámbito en que crecen las voces que reclaman más transparencia y control social, el uso de métodos de “e-gobierno” es una alternativa eficiente y efectiva de aumentar la responsabilidad y sustentabilidad del sector público, mientras que lleva al aumento de la inclusión y la participación social.

[siga leyendo en Análisis Latino]

Karamelo Santo, Mauricio Macri, and political debate in Argentina

Karamelo Santo in concert

Karamelo Santo live at Reeds Festival. Image: 803 via flickr

“¡Macri, compadre, la concha de tu madre!”

Karamelo Santo were at the Niceto on Friday night, playing in Buenos Aires for the first time in two years. A friend took me to see them; we stood at the back, passing a plastic pint glass of cold beer back and forth, nodding heads and swaying hips to the beat.

Until the band, mid-set, began to drum up a little casual call-and-response Macri-bashing. The rough translation is “Macri, comrade, your mother’s naughty bits!”

Mauricio Macri, for those who are blissfully unaware of the tortured intricacies of Argentine politics (#jealous), is the Mayor of Buenos Aires, aspirant to the presidency in 2015 – yes, we’re already talking about this instead of, you know, governing the country – and President Cristina Fernández de Kirchner’s current enemy #1. The two recently allowed a spat over the city’s subway system to deteriorate into a ten-day strike, causing chaos city-wide. Do click on that link: it’s an excellent run-down of what was a stellar example of the total lack of dialogue endemic in Argentine politics.

I was on holiday in Peru and missed it all, thank heavens.

“¡Macri, compadre, la concha de tu madre!”

This came after a brief appeal for funds, for what is no doubt a commendable social project, in one of the city’s many villas (the bonaerense equivalent to Rio’s favelas and Lima’s pueblos jóvenes). A collection box started doing the rounds, and I shifted uncomfortably as the band launched into another song. I stared straight ahead, wondering if I should say something to Juan or not. Until he looked at me, flabbergasted, and we both launched into the same diatribe at the same time.

The night ruined, the buzz gone, we spent hours dissecting the line between art and politics. I love a good protest song as much as the next person, and strongly believe that artists and musicians have as much right to voice and act on their political opinions as the next person.

Still, this gives them a much bigger soapbox than your average citizen, and I think this privilege, like all privilege, comes with a hefty dose of responsibility. The deeply depressing thing about Argentine politics, for me, is that it is mostly just a competition to see who can shout the loudest. Local politics – Macri’s domain – should be about convivencia, living together, and every citizen’s voice should be heard and respected, even if not agreed with. Karamelo Santo have every right to voice their disapproval of his policies in a reasoned and reasonable manner, but not to cheapen an already corrupted, aggressive and intolerant discourse.

As musicians, I think it incredibly disrespectful to their fans to immediately exclude those who think differently than they do, and not on the grand themes of peace, social justice, environmentalism (dear, no doubt, to the entire audience), but on the complex, nitty gritty of attempting to manage an enormous, diverse city. The grey shades don’t lend themselves to catchy slogans.

Juan, proud Argentine that he is, was even more horrified than I and used the word “fascism” more than once. I’m disinclined to jump on that bandwagon, mostly because it’s such a pejorative, conflictive term that I think it can only contribute to the further polarization of Argentine society. No need to throw any more gasoline on that bonfire. Still, as the crowd chanted back in unison, I felt distinctly uncomfortable, and very depressed for the near future of this lovely country.

América Latina y el Caribe: La Región más Feliz del Planeta

Según el Índice Happy Planet (Planeta Feliz), gran parte de la alegría humana se concentra en América Latina y el Caribe, donde Costa Rica (con 64 puntos) es el país en el cual la felicidad llega a su apogeo. Aquí, entre las selvas y playas tropicales, la gente disfruta de una esperanza de vida mayor que la de Estados Unidos (79.3 años contra 78.5 años) y un nivel de bienestar ligeramente más alto que el experimentado en Nueva Zelandia (7.3 contra 7.2 puntos, de un total de 10). Es más, y ahí está el problema para los países llamados desarrollados: en Costa Rica la felicidad de los que viven ahora no les quita las posibilidades de felicidad a los que vivirán mañana. O, por lo menos, no tanto: su huella ecológica de 2.5 g ha (“hectáreas globales” necesarias para mantener el consumo de cada persona) per cápita es muy por debajo de la de, por ejemplo, Qatar. Éste último usa más recursos que todos los países del mundo para mantener a su población, con una huella ecológica de 11.7 g ha per cápita.

En este análisis de 151 países, llevado a cabo por la New Economics Foundation (NEF), el segundo lugar es ocupado por Vietnam (60.4) y luego viene una larga fila de países latinoamericanos: Colombia (59.8), Belize (59.3), El Salvador (58.9), Jamaica (58.5), Panamá (57.8), Nicaragua (57.1, Venezuela (56.9), Guatemala (56.9). El 11° puesto le pertenece a Bangladesh (56.3) y después, el 12° y 13°, son de Cuba (56.2) y Honduras (56). Qué curiosidad para una región que suele encabezar los índices de violencia y desigualdad.

 [siga leyendo en Análisis Latino]

Canadá es el mejor país del G20 para ser mujer

Según una encuesta recién llevada a cabo por la fundación Thomson Reuters en nombre de TrustLaw Women, Canadá es el mejor país de todos los del G20 para ser mujer, seguida por Alemania y el Reino Unido. La India, en 19° lugar (-8.31 puntos), es el peor: “En la India, las mujeres y niñas siguen siendo vendidas como prendas, mandadas a casarse tan jóvenes como de diez años, quemadas vivas tras disputas relacionadas con la dote, y las niñas explotadas y abusadas como esclavas domésticas,” puntualiza Gulshun Rehman de la ONG Save the Children UK (que publica el índice del Estado de las Madres). Mientras tanto, en Arabia Saudita (18°, -8.26) las mujeres tienen prohibido el manejo de un automóvil. En ese país, “tanto legal como socialmente, las mujeres son ciudadanas de segunda clase”, afirma Lyric Thompson del Centro Internacional Para Investigaciones de las Mujeres.

La encuesta se realizó con la participación de 370 expertos de género – tanto varones como mujeres, y de todo el mundo – quienes seleccionaron los tres mejores y tres peores de los países del G20 en siete categorías: las oportunidades laborales, el acceso a los recursos, la participación política, la salud, la violencia, la libertad del trato y la esclavitud, y sus percepciones generales sobre la experiencia femenina dentro del país.

Es importante subrayar que es una encuesta de opinión no basada en datos cuantitativos, pero sin embargo brinda algunas impresiones cruciales sobre la situación de la mujeres en estos países.

[el resto del artículo, que subraya el desempeño de los tres países latinoamericanos del G20, se encuentra aquí]

La Inclusión Financiera en América Latina

Hoy en día, el sector bancario no es el héroe de la película. Los bancos se convirtieron en los chivos expiatorios preferidos del mundo tras la crisis financiera del 2009 y es cierto que la especulación excesiva junto con créditos demasiado fáciles para obtener y una falta total de regulación puede llevar a problemas. Sin embargo, los bancos tienen un papel importante en la asignación de riesgo, el ahorro y la previsión. Como dice David Roodman en su exhaustivo libro sobre las microfinanzas, Due Diligence, microcréditos – y microahorros, y microseguros – “aumentan la libertad, porque brindan a los pobres un nuevo método de navegar las peliagudas corrientes financieras”. No es, señala, una cura mágica para la pobreza, pero “los servicios financieros son como el agua limpia, los servicios sanitarios y la electricidad: no sacan a la gente de la pobreza, pero sí mejoran la vida”.

Además de los argumentos de libertad e igualdad, desde un punto de vista institucional la presencia de un sector bancario de buena penetración ayuda a blanquear la economía y disminuir la evasión tributaria.

De modo que el hecho de que solo el 39% de los latinoamericanos y caribeños de más de 15 años tengan una cuenta en una institución bancaria formal es realmente preocupante. Este promedio es peor aún entre el 40% de la población que tiene menores ingresos, del cual solo el 25% posee una cuenta. Los datos son del Global Findex, la nueva base de datos de inclusión financiera del Banco Mundial, en el cual se presenta una amplia gama de información que incluye a 148 países con enfoque en los países en desarrollo.

[el resto del artículo se encuentra en el portal Análisis Latino]